¡Encima!

Y con lo difícil que resulta todo,

encima

nos da por boicotearnos.


Somos esclavos que han adoptado sus cadenas y
que se flagelan por no ser buenos siervos.
Nos merecemos lo que nos pase,

por imbéciles.