Queda prohibido. De Alfredo Cuervo Barrera.

¿Qué es lo verdaderamente importante?
Busco en mi interior la respuesta,
y me es tan difícil de encontrar.

Falsas ideas invaden mi mente,
acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,
aturdida en un mundo de falsas ilusiones,
donde la vanidad, el miedo, la riqueza,
la violencia, el odio, la indiferencia,
se convierten en adorados héroes.

Me preguntas cómo se puede ser feliz,
cómo entre tanta mentira se puede vivir,
es cada uno quien se tiene que responder,
aunque para mí, aquí, ahora y para siempre:

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños.

Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron,
recordarte sólo cuando no te tengo.

Queda prohibido dejar a mis amigos,
no intentar comprender lo que vivimos,
llamarles sólo cuando les necesito,
no ver que también nosotros somos distintos.

Queda prohibido no ser yo ante la gente,
fingir ante las personas que no me importan,
hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,
olvidar a toda la gente que me quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,
no creer en mi dios y hacer mi destino,
tener miedo a la vida y a sus castigos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
olvidar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la mía,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,
pensar que con su falta el mundo se termina.

Queda prohibido no crear mi historia,
dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,
no tener un momento para la gente que me necesita,
no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Alfredo Cuervo Barrero

Cuando las palabras no bastan…

Cuando las palabras no bastan,

justo en ese instante fatídico,

en que los versos

se vuelven piedras cansadas al borde del camino y

la mirada pareciera

un oscuro mezcladís, que proyecta eclipses

sobre el futuro incierto… Ponte manos a la obra

porque el amor en ocasiones

también es esto:

soledad, dolor, angustia, desasosiego…

Las botellas llenas con la ceniza de los días

no son más que un reflejo opaco

de lo que no se nombra,

lo oculto en el desván.

Demasiadas heridas abiertas quizás

contra las aristas de una verdad poliédrica,

excesivas llagas ulceradas

contra su sombra magmática.

Pero la vida sabemos

también es esto:

miedo, dudas, decepciones, desiertos…

La razón es simple, casi obvia:

cuando el amor y la locura

se miran en el mismo espejo

uno tiene la certeza

de que ambos son verdaderos,

mientras que la poesía

no es más que una preciosa mentira,

un decorado envoltorio

para las verdades del presente.

Así que recuerda

cuando las palabras no bastan,

cuando los versos son como aviones de papel,

dirigiéndose contra el suelo,

solo pueden hablar los corazones.

Espero tu respuesta.

Fronteras.

Si hay verdad en este mundo
habitará en la frontera,
en esos márgenes olvidados,
donde todo pasa y todo queda.

Si hay verdad en estos tiempos
inciertos como realidades paralelas
se enlazará en los vértices invisibles
que configuran sus esferas.

No hay más verdad que un nosotros
para que todo sea posible
una revolución de las caricias, un todo o nada,

al amanecer…

Aunque bien pensado, tus manos,
pequeñas como gotas de lluvia,
marcan el lugar y el momento, la encrucijada,
en la que se cruzan mi pasado añejo,
mi presente, mi libertad

y mi mañana.

Pequeño vaso. (A Ana Callejón)

Hay libros
en los que te sientes en casa
pues son umbral y cobijo, lumbre,
lecho, alimento, morada.
Pero ninguno contiene el calor de tus abrazos,
ni la fuerza de tu palabra.
No hay historia, amor,
ni epopeya, no hay poema,
ni sesudo ensayo
capaz de describir
las líneas de tu frente,
ni la suavidad de tus manos.
Porque la palabra
desnuda
no es más que un cuerpo inerte
y tú corazón bombea tanta vida
a cada rato…
Es fácil decir te quiero, amor,
decir te amo como amo el mar
o las mañanas,
como amo el cielo y sus pájaros.
Pero nunca podrás imaginar cuánto.
Porque es imposible
condensar un océano
dentro de este pequeño vaso.

Camaleón. (A José de la Ópera)

Yo no soy lo que soy

soy como me piensan.

Puedo ser un charlatán, un cabrón,

un pirata, un calavera,

un loco, un bohemio borracho,

sobre todo borracho,

un lletraferit o un juntaletras,

un comercial de la utopía,

un soñador en plena pesadilla,

como aquel que busca el abismo, como aquel

que sabe que éste habita en la certeza.

Puedo ser muchas cosas,

porque puedo ser como me piensas.

Pero cuando me miro al espejo

cuando me miro al espejo

el niño que fui

me devuelve la sonrisa.

Versos en el botiquín

Me gustaría escribir

los versos más tristes esta noche,

escribir por ejemplo

que nuestro amor

fue desde siempre un niño muerto.

Pero el abismo me consume

cuando te nombro o cuando te pienso y

los versos robados me parecen ligeros ropajes

para este duro invierno.

Hace poco que nos dijimos adiós,

cuídate, te deseo lo mejor,

como aquel que espera eludir al dolor

no mirándolo a la cara.

Hemos cruzado reproches, lágrimas desencajadas,

olas de espanto y palabras, muchas palabras,

como ramos de flores sobre una lápida

desmoronándose en un océano de silencio.

Pero la dura realidad se hace más cruda si cabe

cuando el rencor deja paso a tu ausencia y

en el botiquín no quedan más

que dos o tres prospectos arrugados.

Quiero escribirte, hablarte, amarte,

como si nunca hubiéramos abierto la hemorragia,

pensar que esta triste locura se convertirá

de la noche a la mañana en carnaval.

Lo cierto

es que te extraño

y -dijera lo que dijera Neruda-

aún no ha llegado la noche,

que lo que me inunda es la borrasca en los tejados, en nuestras calles,

en aquellos jardines donde te conté una vez

lo que imaginaba un tal Mario

a la izquierda del roble.

Epitafio

 

Ahora, cierro la ventana

que ha dado forma a mi soledad.

Con el destello de esta noche contemplo

toda la oscuridad que hay a mi alrededor.

Por fin, he entendido

que la vida no basta.