Dos poemas cortos.

Esas gotas de lluvia
que penden del tendedero
como equilibristas de la naturaleza…
Caídas de la nube,
se aferran a lo que pueden
para resistir.

Toda urdimbre necesita una trama,
una historia que haga del tiempo vida
y de la vida un conjunto de palabras
que podamos compartir.