Jaulas.

Tal vez por madurez,
por resignación,
o por seguir enamorado,
he aprendido
que la libertad es
poder elegir
cómo enjaularte. Yo
lo tengo claro.
Donde sea,
entre la razón y la locura,
pero
contigo.