Otra vez aquí.

Repetir, perseverar,
insistir hasta la náusea,
no garantiza ni un buen verso,
ni un amor correspondido.
Lo más probable es acabar vomitando
el café de la mañana
o conseguir una orden de alejamiento.
Pero a veces
amamos tanto el amor
que necesitamos creer en milagros,
porque aunque éstos no existen,
duelen igual.

Y nos gusta.

Mientras duermes.

Mientras duermes, puedo
sublimar la escarcha
en una gota cristalina,
abrazar el cielo, mudar la rabia,
vestir las nubes de pájaros y
la casa de guirnaldas. Todo
para decirte que te quiero,
pero…

Mejor que espere
a abrir tus ojos con aromas
que sean dulces, que sean cálidos,
como nuestro hogar. Así verás
que el amor requiere un lenguaje,
desnudo de retórica y disfraces,
libre de adherencia pasadas,
como la primera flor del deshielo y
la primera luz del despertar.

La anciana y el perro.

He visto a una anciana pasear a su perro.
Éste era pequeño, tranquilo,
cargado más de orina que de prisa;
se adaptaba al paso de su amiga y
levantaba la mirada hacia ella con atención.
La mujer, a pesar de su edad,
no eludía su paseo. Como mucho
le avisaba conmovida 
para que no tirara demasiado:
“A ver por dónde me llevas, cariño,
que yo no veo”.
Como tantas veces en las relaciones
ambos se responsabilizan del otro,
se cuidan mutuamente, se acompañan
y siguen adelante con la confianza
de que cada paso dado
es una pequeña victoria a la muerte.

La verdad.

No hay más verdad que la mentira,
ni mentira que no aspire a ser verdad;
no son opuestas por tanto
sino complementos de este artificio,
como subtexto dramático de lo real.
Así el conocimiento
es invento humano
y herramienta de poder,
son construcciones delirantes, atrezzo necesario,
intentos desesperados de imponer
un orden al caos y al ser.
Y sin embargo,
-después de todo-
de tanta mentira cierta
de tanta incierta verdad
necesitamos aferrarnos a un ramillete de certezas
para no ser engullidos por el vacío de la incertidumbre,

su absurdo hueco.


Las mías son tu risa, nuestros cuerpos
y las palabras con las que construimos
un puente indestructible.
Tenlo por cierto. No necesito mucho más.

La fragilidad de los engranajes.

Parece que nada importa demasiado
mientras seas productivo.
La gente entenderá que seas
una apisonadora o un colgado,
un cretino o un bobalicón,
siempre que generes riqueza.
Eso sí, si se te rompe el alma,
si persigues un sueño o
el insomnio abraza tus noches,
te dirán loco, te llamarán enfermo,
por no llamarte otras cosas.
La gente -a priori-
no comprende la fragilidad de los engranajes,
porque en el vientre de la máquina
no hay lugar para la disidencia.
Así que produce o muere,
muere produciendo,
entrégate sin fisuras
al devenir de la rueda,
hasta que un día,
ya de viejo, seas sustituido
por una pieza nueva.