Miedo.

Escribir es también tu miedo, pavor

a que las palabras sean ángeles exterminadores:

de rostros queridos, de complicidades,
de afectos.

Un terror subterráneo

a que caigan los puentes

y no halle más eco en esta isla

que el de mi desolada

soledad.

Pero al miedo

solo hay una forma de encararlo

y es desnudo.

Aquí estoy,

habítame,

gracias a ti

sé volver a casa.

2 comentarios en “Miedo.

Los comentarios están cerrados.