No te miento.

De verdad,
en esto no te miento:

entiendo mejor mis historias
que a mí mismo.

Y no me sirve pensar que estoy en ellas,
son tantos los trozos de espejo
como los granos de arena

que forman mis desiertos.