Vuela.

A Vicente Rubio Gandia (DEP)


Como una golondrina con las alas rotas

que alza el vuelo último

para nunca regresar…

Así imagino tu partida,

cansada ya de cerrojos y cárceles de cristal, de

correas en las muñecas rotas, 

de aullidos sin respuesta, de pastillas

que adormecían el vértigo sin nombre,

a ese fantasma sin rostro, a la palabra

que ya no volverá a resonar. 

Como un pájaro incendiado 

en un aleteo interrumpido… 

Solo. En la blanca habitación, entre 

sus impolutas paredes, dentro de

la jaula que para nosotros 

han fabricado con tanta desvergüenza.

Aquella donde no cabe ni historia, ni nombres, ni identidades que 

no sean las impuestas por el descaro 

de la mal llamada ciencia. 

Esa mazmorra 

sistemática, química, hueca, 

absurda donde te aislaron queda abierta

en el centro de la llaga. Por tu parte:

qué decirte que no supieras…

Nunca más estarás solo, amigo. 

Así que vuela, vuela al fin, 

vuela hasta que tus cenizas

cobren el sentido que le robaron a tu carne.

Vuela hasta que el mar te devuelva la sonrisa.

2 comentarios en “Vuela.

Los comentarios están cerrados.