Lazos invisibles

Lenta
y suave,
como la memoria de las flores o
las lágrimas del hielo,
tu mano
recorre mi espalda
despertando la piel.

Consigues
con ese movimiento
que me estremezca.

Y pienso
que la vida,
a veces,
te regala emociones
envueltas
con lazos invisibles.