Camaleón. (A José de la Ópera)

Yo no soy lo que soy

soy como me piensan.

Puedo ser un charlatán, un cabrón,

un pirata, un calavera,

un loco, un bohemio borracho,

sobre todo borracho,

un lletraferit o un juntaletras,

un comercial de la utopía,

un soñador en plena pesadilla,

como aquel que busca el abismo, como aquel

que sabe que éste habita en la certeza.

Puedo ser muchas cosas,

porque puedo ser como me piensas.

Pero cuando me miro al espejo

cuando me miro al espejo

el niño que fui

me devuelve la sonrisa.