Deseos.

Lo que deseo es sencillo,

pero nunca simple:

estar a tu lado, abrazados al instante,

hasta que el cuerpo y el corazón

nos duela como duele la noche

justo en el momento del amanecer;

saber de ti,

todo,

siempre,

como si nunca llegara a aprenderte o

esperara descubrir el sentido de tu silencio

y la sombra de tus lágrimas;

mirarte, al fin y al cabo,

pensarte cada día con cada latido,

hasta recorrer los límites de tu piel

como el que explora una isla por emerger

en las profundidades inabarcables

que proyectará el ocaso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s