Bucles…

metamorfose-miniatura-800x596-114395…Abrió los ojos. Eran las 4 de la madrugada. Una noche más el insomnio se materializaba en su rostro en forma de cansancio y fastidio. La visión de dos cucarachas frente al microondas lo habían despertado con un sobresalto. Pensó en Kafka, en las pesadillas que debió sufrir para escribir “La metamorfosis”. Sueños inmundos y castradores, como los que soñaría una bestia acorralada. En la oscuridad, recordó que no hay peor amenaza que la de nuestros propios miedos reprimidos y supo que ya no podría volver a dormir. Se levantó pesadamente y fue a beber un vaso de agua a la cocina. La mirada le volaba hasta el microondas, por si acaso todo aquello resultaba un deja vu. Ni rastro. Sólo un periodico abierto donde leyó las palabras de W.H. Auden: El valor de algo profano es su utilidad, el valor de algo sagrado es su existencia. Dejó el vaso en el fregadero y al girarse, vio a dos cucarachas frente al microondas. Abrió lo ojos. Eran las 4 de la madrugada…

No es…

silencio

 

No es nube, ni pájaro, ni reflejo,

ni torbellino, ni maleza, ni laberinto;

no es espejo, ni luna, ni retrato,

ni rayo, ni anagrama, ni farolillo;

no es duda, ni certeza, ni deseo,

ni tuit, ni muro, ni acertijo;

no es beso, ni cama, ni canción,

ni mesa, ni mar, ni delirio;

no es castillo, ni epístola, ni paredón,

ni perro, ni dama, ni amigo;

no es faro, ni risa, ni Woolf,

ni llanto, ni prisa, ni amorío;

no es soledad, ni sexo, ni compañía,

ni manta, ni recebo, ni hombría;

no es tinta, ni río, ni navegar,

ni bolla, ni sed, ni deriva;

no es miedo, ni fin, ni soledad,

ni consuelo, ni tristeza, ni alegría;

no es prosa, ni ensayo, ni poesía…

 

Es silencio…

 

Solamente silencio.

Sucede…

Hermosa-lluvia-de-estrellas

Y sucede que a veces

nos saluda la muerte con una sonrisa

como aquel que sabe el significado de lo inevitable

el trasfondo que habita en toda luz:

su oscuridad.

 

Sucede también

que como en un mal guión: llueve

y nos pensamos que el cielo está triste

¿Qué tendrá este cielo?

Las suspiros se escapan de su vientre infinito…

…Sucede que caminamos por las calles, convertidos en sombra,

en borrasca o en llama que arde de luto,

disparando con la mirada

ráfagas de preguntas, que rebotan en las paredes, en las gentes,

en nuestro silencio, hasta acertar precisa

con nuestro corazón ceniciento.

Sucede entonces que

nos convertimos en filósofos al contemplar

el paso irreductible del tiempo y

miramos a la muerte a los ojos

preguntándonos cuándo será nuestro turno.

Silencio.

image

Fríos amaneceres
sobre pardos tejados.
Preguntas sin respuesta
en la taza de cafe.

Silencio. Silencio. Silencio.

Y una mueca así de triste
en la superficie del espejo.

Silencio, silencio y miedo a la muerte

Cuando las nubes se visten de fantasma,
encadenan mi mirada con sus dudas. 

Silencio, miedo y angustia.

Mientras la lluvia cae sobre las calles…
Tu reflejo se encarna
frágil                       sobre los charcos.

Pero sólo escuchas el estruendo infinito

del silencio.

Silencio.

Silencio.

Cenicienta

Featured image

Esta mañana Cenicienta

llega tarde al baile y a la vida.

Blancas cortinas ocultan

su tristeza e inquietud.

Ya no pisa con entereza.

Perdió entre telas de araña

la melodía que silbaba su reflejo,

siempre o casi siempre

atento a estas sutilezas.

En los páramos de química

dónde se perdió hace ya mucho

ya no reconoce a su sombra,

ni al ave marina. Todo aquello

quedó atrás, encerrado en libros

olvidados

en algún estante de la memoria.

El cristal quebrado de sus zapatos

abre las cicatrices

como aliento desgastado o insectos

en plena revolución.

Una vez derrocadas las ilusiones

su imaginación se sostiene

precaria

como una funambulista sobre el cable

incierto//////////y vacío

del pensamiento.

Las grietas del silencio

Featured image

Mirarte
es intuir que
más allá del abismo o la colera,
los océanos de silencio,
hay luz, calor, sueños,
esperanza.

Hablarte
y escucharte es descubrir
que no hay vértigo incierto
ni muralla insalvable
que no levante nuestro orgullo
ni ceda ante el empuje inefable del
cariño.

Tocarte
es sentir que tu piel
es un mapa en braille
hacia mi felicidad
un poema que escribo sin palabras
beso a beso
para que cuando me mires,
me hables, me escuches y me toques
puedas medir nuestro amor
en miradas, besos, caricias, palabras y
silencios…

Imagen destacada: Soledad Córdoba

El Túnel

Screenshot_2015-08-12-22-55-55

Tras las rejas oxidadas: cristales
de espanto y un silencio mohoso
en las cortinas; manchas de sangre
en la pared, un charco sobre la alfombra inmóvil, donde dos cuerpos: sin historia,
nombres, rostro, ni futuro

se observan

con la mirada apagada y las manos buscándose en un final interrumpido.

En el televisor encendido anuncian,

con grandes palabras, la luz al final del túnel.

De silencios y abismos. Un reencuentro.

 Featured image
¿Recuerdas /////// aquel silencio
habitado
//////por despojos del derrumbe
los rastros fríos /////// del naufragio
como madejas ////// cristalizadas
///////al otro lado del espejo?
¿Recuerdas
la sombra /////// proyectada
/////// sobre las paredes blanquísimas
el tictac furioso /////// de aquel reloj
//////en el salón de pasos perdidos?
¿Recuerdas
el movimiento de las olas
arrastrando ///////nombres, caras, voces,
abismos
///////por las callejas del laberinto?
El latido ////// de todo aquello
///////aún resuena sobre la mesa.
Tu mirada perdida
////// busca el olvido
pero sólo ////// haya consuelo
/////cuando encuentra la realidad
fuera de ella.