Dos desiertos

Hay tanto dolor en mí que la muerte…

¡Esa madre!

Mueve los labios mientras recito este poema.

Una angustia fantasmagórica, lacerante,

que me parte el pecho en dos desiertos.

Uno

el de tu ausencia perenne.

El otro

el de mi espejo.