Dos desiertos

Hay tanto dolor en mí que la muerte…

¡Esa madre!

Mueve los labios mientras recito este poema.

Una angustia fantasmagórica, lacerante,

que me parte el pecho en dos desiertos.

Uno

el de tu ausencia perenne.

El otro

el de mi espejo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s