Cenicienta

Featured image

Esta mañana Cenicienta

llega tarde al baile y a la vida.

Blancas cortinas ocultan

su tristeza e inquietud.

Ya no pisa con entereza.

Perdió entre telas de araña

la melodía que silbaba su reflejo,

siempre o casi siempre

atento a estas sutilezas.

En los páramos de química

dónde se perdió hace ya mucho

ya no reconoce a su sombra,

ni al ave marina. Todo aquello

quedó atrás, encerrado en libros

olvidados

en algún estante de la memoria.

El cristal quebrado de sus zapatos

abre las cicatrices

como aliento desgastado o insectos

en plena revolución.

Una vez derrocadas las ilusiones

su imaginación se sostiene

precaria

como una funambulista sobre el cable

incierto//////////y vacío

del pensamiento.

De silencios y abismos. Un reencuentro.

 Featured image
¿Recuerdas /////// aquel silencio
habitado
//////por despojos del derrumbe
los rastros fríos /////// del naufragio
como madejas ////// cristalizadas
///////al otro lado del espejo?
¿Recuerdas
la sombra /////// proyectada
/////// sobre las paredes blanquísimas
el tictac furioso /////// de aquel reloj
//////en el salón de pasos perdidos?
¿Recuerdas
el movimiento de las olas
arrastrando ///////nombres, caras, voces,
abismos
///////por las callejas del laberinto?
El latido ////// de todo aquello
///////aún resuena sobre la mesa.
Tu mirada perdida
////// busca el olvido
pero sólo ////// haya consuelo
/////cuando encuentra la realidad
fuera de ella.